Thursday, 18 January 2018

LEAMOS EGIPCIO ANTIGUO: ALGUNOS EPÍTETOS DEL DIOS THOTH 📜

En este blog me gusta acercaros, especialmente, al mundo de los textos egipcios, ya que ésta es mi pasión, y es la mejor forma de aproximarnos al pensamiento de los egipcios antiguos. En mis clases de lengua egipcia, para que mis alumnos recuerden el vocabulario que estudiamos, me gusta poner las palabras en su contexto histórico, y eso mismo quiero hacer con vosotros. Como sabéis, el dios egipcio de la escritura era Thoth, que podía representarse, en la mayoría de los casos, como un ibis o un babuino. Hoy os traigo una bellísima estatua para enseñaros algunos de los epítetos del dios Thoth.




Se trata de la estatua de Minemneb, un escriba del ejército de tiempos de Amenhotep III, que aparece sosteniendo un altar sobre el que hay un babuino sentado. En la parte frontal del altar podemos ver una inscripción en dos columnas, que os he transcrito, transliterado y traducido a continuación.



En ella Thoth (Djehuty en egipcio) aparece designado como Señor de Khemenu, que era el nombre egipcio de la ciudad principal del culto a este dios, Hermópolis Magna para los griegos, y el-Ashmunein hoy en día, nombre que deriva del antiguo nombre egipcio. Al comienzo de la columna podéis ver el nombre del dios Thoth, escrito con el ibis sobre un estandarte, con debajo los signos t (hogaza de pan en forma de semicírculo) e y (dos trazos diagonales). Debajo hay una canasta, cuya lectura es nb "Señor", y bajo ésta ocho elementos horizontales que representan el número 8, seguidos del signo para n (línea de agua) y el jarro nw, terminando con un círculo con unas aspas dentro, que es el determinativo que indica que la palabra es un nombre de ciudad o conjunto urbano. Khemenu significa, por tanto, "la Ciudad de los Ocho", es decir, de la Ogdóada, los ocho dioses primordiales del mito de creación de esta ciudad. Su nombre griego deriva de la interpretatio graeca (es decir, de la equivalencia del dios egipcio con un dios griego) de Thoth como Hermes. El segundo epíteto es "gran dios, aquél que está al frente de Heseret". Está escrito con el signo de la banderola del templo, nTr "dios", más el adjetivo aA "grande", y una cabeza de bóvido y una t para el adjetivo nisbado xn.tj "aquél que está al frente" (notad que en un cuadrúpedo lo que siempre va al frente es la cabeza). El nombre de Heseret está escrito de forma fonética, con los signos para H-s-r-t, seguidos del determinativo de ciudad. No está claro si esta denominación se refiere al recinto sagrado de Thoth en Hermópolis, o a su necrópolis, conocida hoy como Tuna el-Gebel, y que contiene las fascinantes catacumbas de los ibis, babuinos y halcones (uno de mis lugares favoritos para explorar en Egipto, os lo recomiendo), ofrendados en honor al dios, o la famosa tumba de Petosiris, de época de la conquista de Alejandro Magno, decorada con relieves de tema egipcio pero estilo griego. El epíteto "el de Heseret" o "aquél que está al frente de Heseret" es la forma en la que el dios aparece designado en el texto conocido como Libro de Thoth, un ritual de iniciación al arte de la escritura.

Es interesante destacar que Khemenu o Hermópolis Magna era la capital del decimoquinto nomo o provincia del Alto Egipto. El número 15 estaba íntimamente ligado a Thoth. El día 15 de cada mes del calendario lunar correspondía a la luna llena, que se equiparaba con el ojo Wedjat, el ojo de Horus que había sido dañado por Seth, y que Thoth curó. La luna llena era el ojo curado de Horus, y Thoth era por tanto el artífice de dicha sanación. Por eso podemos encontrar muchos amuletos en los que el dios sostiene un ojo Wedjat. En el techo astronómico de Dendera vemos una representación de los 14 días primeros del mes como deidades, hasta llegar a la luna llena, representada como el ojo Wedjat en un espejo, tras el que se encuentra el dios Thoth.


No comments:

Post a Comment